Inicio

Campeonatos de España

Revistas antiguas

Torneos

El desván

Contacto

   

 

Los Testamentos del Conde Ermengol de Urgell (1007) y

su cuñada, Ermessenda de Carcassone (1058)

 

( Autor: © Alejandro Melchor )

     El Testamento del Conde Ermengol ( 1007 ó 1010 ) ha sido considerado desde hace años el primer documento histórico con una clara referencia al Ajedrez. A finales del Siglo XIX, no obstante, se descubrieron dos manuscritos en un poema en lengua latina en la Abadía benedictina de Einsiedeln, en la actual Suiza ( Helena M. Gamer, " The Earliest Evidence of Chess in Western Literature: The Einsiedeln Verses, " Speculum, Vol. 29, No. 4. -October 1954-, pp. 734–750 ). Su datación ha quedado fijada ente los años 995-1000 ( así, anterior a Ermengol ). De cómo pudo difundirse el “ shatranj ” árabe hasta los Alpes, existen dos teorías, que pasaré a indicar a continuación, previa una introducción: El ajedrez islámico es el único de todos los ajedreces y “ protoajedreces ” que consigue universalizarse en el curso de un proceso secular, cuya fase más temprana se condensa en los centros culturales mediterráneos. Entre ellos, en el sur de Italia y Sicilia – donde arribaron tanto árabes como bizantinos -, pero sobre todo y muy especialmente, en Al-Andalus ( Andalucía ). A esta línea de propagación se debe la difusión del juego en Europa Occidental junto con los diversos saberes asociados al mismo, y las huellas de estos, más o menos profundas, se perciben desde su implantación inicial. La importancia de Bizancio como foco de irradiación hacia Europa no debe exagerarse, porque ni la cantidad de documentos ( el primero  a partir de 1061 ) ni la calidad de los mismos permiten asignarle un papel protagonista, que por otra parte vendría contradicho por todo el contexto histórico general. El caso a favor del sur de Italia es muy endeble ya que la dominación de los árabes en Sicilia no fue, ni con mucho, de tan larga duración y esplendor como en España, ni tampoco la posterior de los bizantinos, reducidos al sur de la Península Itálica. Hay quien ha querido “ ver ” dicha vía como vehículo posterior hacia centro Europa del ajedrez arábigo ( recordemos que en esos momentos gobernaba la dinastía de los Otón en el llamado Sacro Imperio Romano-Germánico, abarcando, además de Roma, toda la actual Suiza y Alemania ). El poema detalla las reglas de juego en el mismo periodo que el del Condado de Urgell, pero no se mencionan piezas concretas como en el caso de este último .

 

     Sin embargo, el papel que jugó la cultura arábigo-andaluza - desde el Califato independiente de Córdoba, especialmente desde el 822 -, sobrepasa con mucho a cualquier otro lugar, tanto en antigüedad documentada como en el volumen y peso del conjunto de datos ajedrecísticos. A partir del Siglo IX las referencias de pruebas físicas, sin ir más lejos las piezas mozárabes de San Genadio en León (finales del siglo IX) y las de Celanova en Orense (siglo X), así como las citas poéticas y enumeración de diversos ajedrecistas andalusíes en los Siglos X y XI demuestran la popularidad y conocimiento del Ajedrez en la Península, tanto por musulmanes, como por cristianos y judíos. Que el ajedrez de Al-Andalus pasó en algún momento al resto de Hispania y a la Europa cristiana es evidente, y antes incluso de que surgiesen los primeros tratados técnicos a partir del Siglo XI. Y es AQUÍ, en este conjunto de  circunstancias históricas, donde aparece la importancia de los Condados catalanes cristianos del Pirineo como marco bélico-cultural fundamental entre el Islam y Europa central; y por ende, el TESTAMENTO del Conde ERMENGOL. Recordemos que para limitar el avance de las tropas árabes hacia el Norte, el Imperio carolingio creó una estructura fronteriza “ tampón ” llamada “ Marca ”, (  aprox. a inicios del Siglo IX, año 800 ) bajo su supervisión, conformada por una serie de Condados, al mando justamente de un Conde, y siendo los dos más importantes los de Barcelona y Urgell.  Ya a mediados del Siglo X, el Conde Borrell II mantuvo relaciones diplomáticas con hasta tres califas cordobeses e incluso visitó la corte de uno de ellos, Al Hàkam II, e intercambiando embajadores ( tal como había hecho también su antecesor, Salomó I de Urgell el 863 ). A su muerte ( 992 ) el hijo mayor heredó Barcelona. y al segundo, Ermengol, ( Ermengaudo o Hermenegildo ) le correspondió Urgell, siendo, por cierto,  el iniciador de la dinastía privativa.

     Ermengol I de Urgell ( c. 973-1010 ) y su tiempo: Así como sus antecesores llegaron a alianzas con el mundo islámico, este Conde invirtió los papeles, y se vio inmerso en una intensa actividad bélica, especialmente con sus vecinos musulmanes del sur de sus dominios, y de la plana de Lérida y Balaguer. Sin embargo, para lo que a nosotros nos interesa, tuvo una apertura política hacia Europa, y fue bien considerado en el ámbito religioso. Las áreas pirenaicas de sus dominios, con  sus monasterios y abadías – esencialmente su propia catedral en La Seu, Ripoll, Sant Joan de les Abadesses, pero también la ciudad de Vic, en el Condado de Barcelona - eran un activo centro intelectual desde tiempos visigóticos, y su importancia creció tras la invasión musulmana. Se convirtieron entonces en un foco de intercambio, tanto cultural como comercial. La Marca Hispánica fronteriza fue el lugar inicial de transvase de conocimientos entre el lslam y los reinos cristianos, y es en esta zona donde se realizan las primeras traducciones del árabe al latín de multitud de textos y saberes, a mediados del siglo X. El ajedrez pudo haber sido una introducción temprana en la Marca Hispánica porque otras ramas del conocimiento empaquetadas con el  juego, como las Matemáticas, la Astronomía y la “Rytmomachia” ( juego matemático de tablero atribuido, entre otros, al monje Gerbert ), aparecen documentadas en esta zona antes del año 1000.  Así pues, de toda Europa acudieron, principalmente a la Catedral de Vic y al Monasterio de Ripoll, estudiosos de relativa fama, siendo como decimos, el más notable de ellos Gerbert de Aurillac. Su figura, de capital importancia para nosotros, merece una mención aparte.

     Este monje francés ( nacido hacia el año 940/945 ), conocido por ser el futuro Papa Silvestre II el año 999, estuvo efectivamente estudiando en su juventud en el Monasterio de Ripoll ( actualmente prov. de Gerona ) entre el 967 y 970 invitado precisamente bajo el mecenazgo del Conde Borrell II, padre de Ermengol. Aunque se sabe poco de las fuentes primarias sobre los tres años que Gerbert pasó en España, es posible que adquiriese algún conocimiento de la ciencia árabe. Primero, las condiciones culturales y políticas favorables para viajar de Cataluña a Al-Andalus ya existían, al menos desde el 940. Se discute si viajó a Sevilla y/o Córdoba, y por lo tanto, pudo entrar en contacto con la ciencia árabe ( por ej. introdujo en la Europa cristiana el sistema decimal y el número árabe 0 ) y es posible que allí conociese también … el ajedrez.  Segundo, se ha determinado que Atto de Vic, el mentor catalán de Gerbert ( y al que le enseñó las ciencias del “ quadrivium “ ) sirvió como archidiácono de Gerona antes de convertirse en obispo de Vic, y que tenía una fuerte relación cultural y política con Gotmar, obispo de Gerona. Este último viajó varias veces a Córdoba acompañado por Hasday ibn Shapmt, una figura en la vida política y cultural de principios del califato andaluz, y sus embajadas inauguraron un período de buenas relaciones diplomáticas entre Cataluña y Al-Andalus hasta 974. La existencia de un pequeño círculo cultural de los llamados " seguidores de Gotmar ", que incluía a Atto de Vic, el conde-obispo Miró Banfill de Besalú y el Conde Borrell II de Barcelona, también ha sido hipotetizado. Se ha sugerido que hacia la primera mitad del siglo X, los escritos árabes ( y el ajedrez ... ) podrían haberse filtrado en Cataluña a través del canal abierto por la embajada del obispo Gotmar.  Gerbert tras marchar a Roma de peregrinación el año 970 se instaló en la ciudad y pocos años después ejerció de tutor de los Emperadores Otón II y Otón III a la sazón Reyes, del llamado Sacro Imperio Romano-Germánico. Y esto nos lleva a una observación fundamental : a finales del Siglo X,  justo cuando hay que pensar que el juego se debió de introducir en las costumbres de la nobleza, tenemos evidencia de que pudo haber un contacto entre catalanes y otonianos, y este es precisamente el abad Gerbert. Gerbert conoció de primera mano la nobleza catalana de finales de Siglo e hizo, como digo, de tutor de Otón III por encargo de su padre; conociendo su gusto por la lógica y la matemática ( que como hemos dicho aprendió probablemente de los árabes ), parecería que fuese una persona especialmente dotada para apreciar los beneficios del juego. Por si esto fuera poco, tenemos que precisamente Ermengol  de Urgell ( legatario de este primer documento conocido sobre ajedrez en la Península Ibérica ), hijo de Borrell II ( el mecenas de Gerbert ), aunque nació cuando el monje ya había completado su instrucción, viajó dos veces a Roma ( el 998 y el 1001 ) para entrevistarse con el monje, que a la sazón era ya conocido como Papa Silvestre II; esto es, ambos mandatarios no sólo se conocieron, sino que ! ambos pudieron saber de la existencia del ajedrez por vías paralelas !.

     Así pues, no sólo hacia Roma – «vía Gerbert» -, sino desde los monasterios pirenaicos irradió hacia Europa la primera oleada de ciencias árabes traducidas al latín. La senda geográfica seguida fue la del valle del Ródano hacia el del Rhin ( M. Lombard. "La route de la Meuse et les relaüons lointaines des pays mosans entre le VIII et le IX siècle". Ars Mosan. Paris 1953. p 9-28 ), que era la misma que recorrían los mercaderes judíos para adquirir esclavos en el mercado de Verdún destinados a ser castrados en las factorías de eunucos de Almería y Lucena. Algunos monasterios aparecen como eslabones intermedios en las líneas de propagación del ajedrez, que se superponen a las culturales en general y como los de San Egidio en Nimes, el de Einsiedeln en Suiza o el de Reichenau en Alemania.

     Y así “cerramos el círculo”; probablemente algún monje de Einsiedeln copió los textos de ajedrez que le llegaron de este modo, aunque eso no demuestre que ya en los Alpes conociesen el ajedrez. En cambio, con el Testamento de Ermengol se prueba que en su Corte ya tenían no sólo conocimiento del mismo, sino que lo practicaban. Las pertenencias de ambos Condes catalanes, Ramón Borrell de Barcelona y su hermano menor Ermengol de Urgell incluían ajedreces, a los que se concede suficiente importancia, simbólica o material, como para acordarse de ellos en los testamentos. Ambos Condes participaron conjuntamente en la expedición militar contra la facción fundamentalista de Córdoba ( Agosto de 1010 ), y en los dos casos los ajedreces acaban siendo destinados al monasterio benedictino de San Egidio en Nimes, en el sur de Francia. La vía de conexión con Europa que trazan estas líneas es sugerente para imaginar la transmisión del ajedrez. Este primer testimonio documental sobre ajedrez en el Condado de Urgell, data como consecuencia de una circunstancia bélica; el Conde Ermengol, expide el 28 de julio de 1007, desde Tuixén ( diminuto pueblo a los pies de la Sierra de Cadí, en el Prepirineo catalán ), un testamento  en el que dona un juego de ajedrez antes de partir hacia Córdoba en la expedición guerrera que le costó la vida. Esta circunstancia, unida a las características de la escritura original y de las anotaciones al margen hace que Van der Linde (1874-5), Brunet ( 1891 ), Von der Lasa ( 1897 ) y Murray ( 1913 ) situaran la auténtica fecha en 1010, momento en que tuvo lugar la expedición, basándose además en que el testamento tiene carácter castrense y poco formal, como si hubiese sido redactado poco antes de ponerse en marcha. Sin embargo, como veremos, esta fecha no es la más probable. El pergamino original se encuentra en el cartulario de La Seu d’Urgell ( Doc. Cart U.I n 196, fol 72: ) e incluido el Códice “Marca Hispanica, sive limites hispanus”. El imprevisible resultado de la expedición a Córdoba pendía del filo de una espada y de las alianzas que pudiesen concertar uno y otro bando. Hacer testamento antes de meterse en el conflicto pudo ser consecuencia de los ominosos presagios que se habían extendido desde el año mil sobre la guerra cordobesa, basándose incluso en ¡ predicciones astrológicas !

Al-Andalus el año 1000. “España” era la tierra de los musulmanes, tal como se decía en los dominios del Conde de Barcelona Ramón Borrell, quien comenzó, junto con su hermano, Ermegol de Urgell diversas guerras «contra Ispaniam». Por su parte, los musulmanes llamaban «francos» a los Condes de la antigua Gòtia franca

     De hecho, como digo, la manera de redactar su testamento sugiere que está dictado por alguien que sabe que puede morir pronto: junto a las disposiciones minuciosas sobre dinero, ganado y propiedades ( propter  remedium  animae meae ), Ermengol recuerda que incumplió el testamento de su propio padre al negarse a traspasar unos terrenos. En la parte central del documento, que está escrito en latín, se puede leer " ..Y al cenobio de San Egidio ( dono ) aquellos mis trebejos de ajedrez para las obras de la Iglesia " ( ...Et ad Sancti Aegidici coenobio ipsa schacos ad ipsa opera de Ecclesia ). Se cree que dicho Monasterio corresponde, como dije al principio, al de Sant Gilles, cerca de Nimes, posesión de los condados catalanes en la época.

     Que la calidad de las piezas era incuestionable se demuestra por dos hechos: la cláusula “ ad ipsa opera ” se refiere a que lo lega para contribuir económicamente a las obras de la Iglesia, por lo tanto, segunda deducción es que deberían ser de cierto valor. La importancia de esta frase es que se ha venido considerando como el texto más antiguo de toda la Europa cristiana en el que aparece el ajedrez, con el término “ escachos ” que es suficientemente probatorio, y esta es la primera ocasión en que al ajedrez en Europa se le designa con otra palabra que no sea el “ shatrajh ” árabe, o alguna de sus derivaciones. El material con el que estaban hechas las piezas es el cristal de roca, su empleo para la obra del convento indicaría “ entre líneas ” que se trataba de un regalo costoso al que se concede valor suficiente como para mencionarse.  La palabra “ opera ” ha causado discusiones acerca de si el convento de San Egidio estaba en construcción o si los ajedreces se destinaban a ser vendidos para una obra concreta, pero Von der Lasa se inclinó por un sentido vago y abstracto, y los ajedreces debían ser destinados al tesoro conventual . Varios autores ( M. Casamar/F. Valdés, J. Duran, ..  ) ya presuponen que estaban confeccionados en materiales preciosos como el marfil o el cristal de roca ( una variedad del cuarzo ) de origen islámico ( fatimí ) y que pudo conseguir tanto por una acción bélica como por los continuos intercambios comerciales en períodos de tregua. Algunos años después en el propio Urgell seguirán citándose más ajedreces con tal material. 

     Su datación: Nuevas hipótesis de trabajo - Al final del mismo se nos da la pista de la posible fecha: " Hecho este testamento el 5 de las calendas de Abril en el año 12 reinando lo Roberto rey " (  “ Facto isto testamento v Kalendas Augusti anno .xii. regnante Rotbeito rege ”). Aquí es importante saber que el calendario de fechas era diferente del actual, el calendario de hoy en día utilizado oficialmente en los países occidentales se llama " Calendario gregoriano " en honor al Papa Gregorio XIII que lo promulgó varios Siglos más tarde  ( en 1582 ). En el año del testamento del Conde Ermengol se usaba el " Calendario juliano " utilizado desde Julio César ( 45 A. C.  ). " el año 12 reinando lo Roberto rey " se refiere a que el Testamento fue escrito cuando gobernaba el rey de la dinastía capeta Roberto II el Piadoso ( 972-1031 ), del que Ermengol era vasallo. Este rey, segundo de la dinastía capeta francesa que sustituyó a los reyes carolingios, empezó a reinar el año 996 , por lo tanto, por lógica, el Testamento se hizo, como dice el propio documento, " el año 12 de su reinado", esto es, 996 + 12= 1008. Esta es la fecha que se ha venido tomando como referencia en la mayoría de publicaciones ( en detrimento de la poca consistente de 1010 ) y que se considera correcta u “oficial”.

     Antes de entrar en el análisis de la misma, voy a disgregar un poco sobre otra fecha probable y/o posible: 1009. El profesor de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Barcelona Xavier Mora, creador precisamente de una web convectora de fechas medievales ( http://mat.uab.cat/~xmora/historia/convertidor.html?fbclid=IwAR3LvaYsnweTE5vMySywHIphW0z5EAUocW38XvAMsSeJhlt0l6gbrAlYLLw ) me sorprendió con una aseveración en el que creía que esa era la fecha apropiada. Para ello daba dos argumentos: Por un lado, parece estar aceptado que en el Condado de Urgell ( así como el Pallars y Ribagorça ) se había utilizado otro sistema, más concretamente, hay evidencia bastante substancial de que el “ año de reinado ” que consta en algunos documentos de dicho Condado se había contabilizado como si dicho rey hubiera empezado a reinar el 1 de enero de 997 ( en lugar de 996 cuando históricamente se sabe que empezó ) y otros documentos se basan en el 1 de enero de 998 ( punto de partida “adelantado” ). En particular, este último es el caso de diversos documentos de fechas muy parecidas al testamento del Conde Ermengol I. Según ese sistema, el año 1 de Roberto sería el 998 y por tanto el año 12 sería el 1009. Esto difiere de la regla habitual que en el caso de este documento da el año 1007-08.

     Por otro lado, en relación con este documento en concreto, Cebriá Baraut aduce lo siguiente: “ en Marzo del año 1009 tuvo lugar en Barcelona una gran asamblea de magnates y dignatarios eclesiásticos en la cual participaron el obispo [ de Urgell ] Sala y el Conde Ermengol I de Urgell, en la cual se acordó la expedición de Córdoba del año 1010. Parece, pues muy probable que el testamento fuera redactado entonces, en previsión de aquella expedición guerrera en la que efectivamente perdió la vida ” ( Cebriá Baraut, 1980, “Els documents, dels anys 981--1010 de l'arxiu capitular de la Seu d'Urgell”, Urgellia, vol 3, p.7--166; el testamento de Ermengol I és el documento número 300, transcrito en las páginas 131—132 ). A su modo de ver, este argumento deja bastante claro que el testamento de Ermengol I debe ser muy probablemente del 28 de julio de 1009.

     Veamos, el segundo punto me parece muy discutible, ¿ necesariamente debe haber una reunión de dignatarios de varios Condados para tratar el problema musulmán, la causa por la que Ermengol – y el resto – estén obligados a hacer un testamento por si falleciesen un año después en una batalla ?, más aún, otros de esos Condes no realizaron testamento alguno ni este año 1009, ni el siguiente de 1010 en previsión de que pudiesen morir, así que ¿ por qué tendría que hacerlo sólo Ermengol ?. ¿ Y quién no dice que ya lo tuviese hecho como parece desprenderse desde el año 1008 o antes ?

     En cuanto al primer punto, también surgen dudas. La fecha de datar el 1 de Enero como año inicial se tomó en Catalunya a partir del Siglo XIV, pero recordemos que el documento se databa como referencia el día, mes y año de coronación de un rey franco, y por simple diferencia contable es imposible que sea 1009 si partimos del 996. Es cierto que en algún documento puede sobrentenderse 1009, pero son escasísimos los documentos que se conocen y no prueba necesariamente que así fuese ( incluso  los estudiosos de este tema han visto casos de errores en las fechas por parte de los escribanos ).

Vayamos ahora al año paradigmático, 1007:

     Antes de entrar en la discusión sobre el año, dejemos claro el día y el mes. Como se ha dicho, el “ calendario juliano” era el usado en la época y dividía el mes en tres partes: kalendas ( o calendas ), nonas e idus. Para nuestro caso, la kalenda corresponde al día 1 de cada mes. Cuando hay un número precediendo dicha palabra, quiere decir “ antes de las kalendas ”, o sea antes del día 1 del mes; es decir, siempre será del mes anterior al citado en el documento. En nuestro ejemplo: si el documento dice “ V kalendas Augusti ”, será un documento del mes de Julio. Para saber de qué día se trata, hay que saber cuántos días tiene el mes anterior al que consta en el documento; en este caso Julio tiene 31 días.

     Fórmula: AL NÚMERO DE DÍAS DEL MES ( o sea del mes anterior al que dice el documento, como hemos indicado ) SIEMPRE SE SUMA 2 Y SE RESTA EL NÚMERO DE KALENDAS QUE HAY EN EL MISMO.

     O sea que el día 5 de las Kalendas de Agosto será:

31 + 2 – 5 = 28

El documento es del día 28 de Julio.

     En la época franca, en la documentación es normal encontrar la indicación del año con referencia al monarca de cada momento, y más en concreto, al año de su reinado, contando desde el inicio hasta igual fecha del año siguiente en el que comienza el segundo año y así sucesivamente hasta la desaparición de un rey y la entrada de uno nuevo en que se inicia otra vez a partir del año I ( esto se mantuvo hasta 1180 ). En nuestro caso, si seguimos dicho razonamiento sabiendo que el rey Roberto fue coronado el 24 de Octubre de 996 veremos que el año XII corresponde entre el 24 de Octubre de 1007 y el 24 de Octubre de 1008, con lo cual la fecha del testamento, 28 de Julio sólo puede ser de 1008. Sin embargo, a pesar de ser muy natural, esta forma de proceder suponía recordar la fecha de inicio de cada reinado, lo cual podía ser problemático, máxime cuando en la práctica los Condados catalanes se habían empezado a independizar por completo de los reyes francos ( debido al no auxilio por parte del monarca francés cuando Barcelona fue arrasada por Almanzor el 985 ) y el recurso de datación era entonces un puro formalismo. Pero tal como demostró el profesor Anscari M. Mundó ( “ La datació de documents pel rei Robert 996—1031 a Catalunya ”. Anuario de Estudios Medievales, 4: 13—34, 1967 y complemento del anterior “ El concili de Tarragona de 1180: Dels anys dels reis francs als anys de l'Encarnació ”. Anacleta Sacra Tarraconensia, 67/1, 1994 ), su tesis, basada originariamente en documentos del Archivo de la Catedral de Barcelona indica que en un momento dado se decidió que el cómputo de los años de los reyes francos no sería en una u otra fecha de cada uno, sino en una de invariable, en concreto el día 24 de Junio, San Juan ( explicándolo a través de un hecho histórico ). En sus conclusiones de 1994 profundiza al comprobarlo en decenas de documentos, e indica como fecha probable de este cambio el año 1000 o 1001. Sus razonamientos son avalados por otros historiadores y epigrafistas ( G. Feliu, J. Baucells en la actualidad, y en especial C. Baraut, que es el estudioso por antonomasia de Urgell ) y corroborados por documentos en otros Condados.

      Para lo que a nosotros nos interesa, y como conclusión, si seguimos dicha hipótesis sabiendo que el 1000 ( o 1001 todo lo mas ) se instauró el 24 de Junio como fecha de inicio, veremos que el año XII del reinado de Roberto comprende entre el 24 de dicho Junio de 1007 y el 24 de Junio de 1008, con lo cual la fecha del testamento, 28 de Julio sólo puede ser del año 1007. La inicial teoría de Mundó está totalmente aceptada y de hecho todas las publicaciones recientes de decenas de documentos ( “ Diplomataris ” ) toman como punto de referencia dicha aseveración del 24 de Junio para datarlos correctamente en el año correspondiente.

 Así que tenemos que el testamento del Conde Ermengol de Urgell, y mientras no se pruebe lo contrario, es del año 1007 y no 1008 como usualmente se toma.

     Por lo que respecta al Testamento de su hermano, Ramón Borrell, si bien no se conserva, sabemos que su esposa, Ermessinda de Carcassona, retuvo el condominio de tres Condados “ ad violarium ” por toda la vida, esto es, tanto el cogobierno con su hijo mientras durase la regencia, como, especialmente, las propiedades absolutas de su marido y ello incluía... un Ajedrez. El testamento de la Condesa se redactó en Septiembre del año 1057, si bien el 26 de Febrero del año siguiente confirmaba un nuevo “ codicil testamentario ” ( disposiciones de última voluntad ) donde añadió nuevas donaciones, y entre las que se encuentra “ ..Et Sancto Egidio Nemausensi suos eschacos christalinos ad tabula ”, o sea, la donación de un juego de ajedrez de cristal nuevamente a la iglesia de Saint Gilles ( Egidio ) de Nimes, como su difunto cuñado, Ermengol. Una vez más, al igual que el otro testamento,  se indica el material  con el que estaban hechas las piezas; eran de cristal de roca o jaspe, habitual en el Pirineo, o bien fruto de alguna conquista de su marido ya que podían ser de influencia fatimita egipcia, de la misma época y a semejanza de las otras conocidas de la Colegiata de Àger, en el mismo Condado,  pero al sur del mismo. Igualmente – y siguiendo la Teoría de Brunet i Bellet ( 1890 ) -, tendrían motivos arabescos pero confeccionadas por artífices mozárabes catalanes, sin representación a ser viviente alguno ni animal ni humano, ya que su Ley coránica lo impedía.

     La relación entre Ermengol y el Ajedrez, no obstante, no acaba aquí. Según una atrevida hipótesis se atribuye la donación por parte del Conde del conjunto de piezas bien conocidas de la Colegiata de Àger, en el Vizcondado del mismo nombre y en la figura del caballero Arnau Mir de Tost, dentro también de los límites del Condado de Urgell, pero en su vertiente Sureste. Las crónicas de Ibn Idari relatan que los descendientes del Conde heredaron el botín que ganó en la batalla contra el Califato de Sulayman al-Mustain ( 1010 ). El llamado «botín de Córdoba» contenía distintos objetos de cristal de roca, entre ellos este juego de ajedrez, que probablemente la familia del Conde legara a la iglesia, ya que además fue su fundador. Si la familia de Ermengol obsequió estas piezas, cabe suponer que llegaron a Córdoba gracias al comercio entre Egipto y Al-Andalus, ya que el conjunto está formado por veinte piezas de cristal de roca de confección fatimita, típica del país del Nilo. Sin mucha certeza, es posible que las piezas llegaran a la Península entre 950-1030. En 1068 es cuando Arsenda, la mujer de Arnau Mir, redacta el Testamento hacia su marido; “ Tabulas nostras et excachos vadant secundum mandamentum seniori meo ”, y en 1071 el propio Vizconde hace un inventario del mismo: “ Et tabulas argenteas cum illorum tabuler XIII parilios. Tres d'esgabs vivoril. Et alios tres parilios de cristal ”. En el Testamento de Arsenda, expresa, entre otras voluntades, que Arnau Mir puede disponer de los tableros y piezas libremente. Esta cláusula nos advierte de la rareza y valor que debían tener los juegos de Ajedrez en aquella época.

Alejandro Melchor

(18 Abril 2017 - Actualizado el 27 Mayo 2020)

 

 

Un puzzle al que le faltan piezas

© Historia del ajedrez español. Todos los derechos reservados