Inicio

Campeonatos de España

Revistas antiguas

Torneos

El desván

Contacto

   

 

Biografía de Celso Golmayo de la Torriente

( Autor: © Joaquim Travesset Barba )

        Apenas existen notas sobre su vida. José Paluzíe y Lucena, en su libro Primer Libro del Ajedrecista, decía estas cuatro palabras sobre Celso Golmayo y de la Torriente: “Hijo del inmortal Golmayo, de fuerza casi igual a la de su hermano Manuel; como éste, vino a España cubierto de laureles ganados en su país natal, entre los cuales sobresale el haber obtenido en 1896 el campeonato del Club de Ajedrez de la Habana, triunfando de los mejores jugadores, de los que sólo mencionaremos a Andrés Clemente Vázquez.” (Podemos ver su foto un poco más abajo).

        Celso, Celsito, como le llamaba Andrés Clemente Vázquez en el nº 2, Pág. 20, de la revista El Pablo Morphy del 15/11/1891, era cuatro años mayor que su hermano Manuel, había nacido en La Habana el 22 de enero de 1879, y falleció en Sevilla el 22 de enero de 1924, a los 45 años. Esto es lo que parece ser la realidad, aunque en una nota aparecida en abril de 1924, Pág. 97, en La Stratégie, decía que murió en Sevilla a los 42 años. Su hermano, como consecuencia de que su padre Celso Fidel Golmayo Zúpide, abogado, nacido en Logroño, ejercía como Fiscal del Tribunal Contencioso en La Habana, también nació allí. El padre de los Golmayo fue quien dio un gran impulso al ajedrez en la isla y fue considerado como el primer campeón no oficial. Sus hijos, pues, heredaron esta afición.

        Dejemos por un momento a Celsito y hablemos un poco de su padre. Andrés Clemente Vázquez añadía en su artículo este párrafo final sobre Golmayo Zúpide: “La Historia de nuestro bello arte, habrá de recordar en todo tiempo con gratitud los méritos eminentes del hijo de Logroño, y nosotros nos contentaremos con haber sido uno de los más modestos, pero al propio tiempo de los más entusiastas biógrafos del invencible Aquiles del ajedrez español.”

Celso Golmayo Zúpide, el padre de la dinastía
(Logroño: 24/4/1820 - La Habana: 1/4/1898)

(Imágenes: El Pablo Morphy y hoteltelegrafo.blogspot)

        En la imagen que sigue podemos ver a la izquierda de Chigorín, sentado, a Vicente Martínez de Carvajal -aquel gran jugador que mantuvo un match muy interesante en Barcelona contra José María Baquero Vidal del cual ya hablé hace tiempo (aparte del enlace anterior podéis ver también el artículo sobre el Café de la Sala Imperio)-, y a su lado en el centro de la imagen, también sentado, a Celso Fidel Golmayo Zúpide.

La Habana 1889 - Match Chigorín-Steinitz
(Foto: Chessgames.com)

        Pero es posible que muchos lectores ignoren que el padre de los hermanos Golmayo, Celso Fidel, también había hecho sus pinitos con el problema. Ello fue debido a la amistad que tuvo con el gran Samuel Loyd, a raíz de haberse conocido y trabado amistad en el gran torneo internacional de París de 1868, llamado Copa del Emperador. Celso se inspiró en su amigo y, aunque no logró igualar la calidad de los problemas de Loyd, por lo menos alguna idea extraería de ellos. Aquí podemos ver uno de los dos mates en cuatro jugadas que he podido localizar.

Celso Fidel Golmayo y Zúpide

Golmayo y Zúpide, Celso Fidel
Blancas juegan y ganan
(Mate en 4 jugadas)
La Habana, 1872

1.f4 f5 2.Af2 a4 3.e3 Rc5 4.e4#

        Sobre Celso Fidel Golmayo Zúpide leí un día algunas palabras que entristecen el recuerdo: “Pobre y olvidado murió en aquella tierra americana que, en tiempos mejores para la patria, fue el «más rico florón de la corona de Castilla»”.

        Volviendo sobre Celso hijo, veamos que José Juncosa Molins, en un artículo-homenaje que le hizo en El Ajedrez Español, mayo de 1943, Pág. 152 a 154, rememorando los veinticinco años de su encuentro en Zaragoza (1), decía, entre otras cosas, lo siguiente:

“…Entre las más prestigiosas figuras de la última generación, Celso Golmayo ocupó un lugar prominente. Manuel Golmayo decía en cierta ocasión: Mi hermano era tan fuerte ajedrecísticamente como el mejor español. Su muerte nos privó de una de las más prometedoras figuras de la época.”

“Homónimo de su padre, gran finalista de la partida cuyo nombre se destacó entre los mejores aficionados del pasado siglo, pudo ser una primera figura y… pasó, sin embargo, casi desapercibida su calidad ajedrecista. Hoy, en el XXV aniversario de un encuentro en Zaragoza, quise dedicarle un cariñoso recuerdo y así lo hago. De su padre y su hermano se habló mucho, mientras que de él apenas supimos alguna noticia de tarde en tarde.”

“Cuando apenas si contaba quince años (*), fue saludado en La Habana -como probable sucesor suyo-, por el entonces campeón del mundo Dr. Em. Lasker; en la misma fecha (2) en que rotundamente ganaba al maestro doctor Vázquez un match en que se decidió el desempate del primer puesto en el Torneo-campeonato del Club Ajedrez de dicha ciudad -año 1897-.”

(*) Debió ser en 1893.

        Manuel Golmayo, en una crónica del 4 de octubre de 1933 en ABC, decía, entre otras cosas, que la victoria de su hermano fue aplastante sobre el maestro mejicano: 3-0.

        (2) Entiendo que cuando Juncosa dice “en la misma fecha”, debe existir una confusión, puesto que Lasker estuvo en La Habana en 1893, pero aún no era campeón del mundo ya que su reinado empezó en 1894, y fue a raíz del match Lasker-A.C.Vázquez de dicho año cuando debió hacer estas declaraciones y no podía ser en otra fecha, puesto que el desempate para el campeonato de Cuba entre Celso y Andrés Clemente Vázquez parece ser que tuvo lugar en 1897, aunque en el antes citado libro de Paluzíe figura 1896.

“Venido a la península, cesó su actividad ante el tablero casi en absoluto, debido a la falta de ambiente favorable al cultivo de nuestro arte. Después se inscribió en los torneos de 1902 en Madrid, 1919 y 1920 en Zaragoza, y 1921 en Madrid; pero debido a enfermedad, tan sólo puede concursar en el último de ellos, en donde alcanza el segundo premio, detrás de su hermano, campeón de España…”

“En la fecha de su fallecimiento (22 de enero de 1924) no existía ninguna publicación profesional, y me temo que tan sólo mis necrologías, en diarios españoles provincianos y la Revista del Club Argentino de Ajedrez, le fueron dedicadas. Por eso aproveché la coyuntura apuntada -pequeño pretexto-, al objeto de que sea también conocido su magistral juego por los nuevos valores, puesto que estoy convencido que de su maestría puede sacarse buen provecho y no era cosa de desperdiciar tal ocasión.”

“Supo Celso Golmayo y de la Torriente armonizar la combinación, que es precisamente su punto fuerte por excelencia, con las sanas ideas posicionales que acababa de sentar el genial Steinitz de manera lógica; con lo que la solidez que proporciona la aplicación de esta escuela era sabiamente entremezclada con sus admirables dotes de gran jugador. ¿No podríamos, en consecuencia, considerarlo como un precursor de los ultramodernos modos de hoy?”

        Y luego adjuntaba y comentaba una partida de 1918, jugada en Barcelona contra A. de Ivanov.

        En algunos periódicos antiguos he observado que cuando se habla de los hermanos Golmayo se indica que pertenecían al arma de artillería. Por lo que he podido comprobar, en El Correo Militar se dice que ingresaron en la Academia de Caballería.

El Correo Militar
17 de octubre de 1898

        (1) Este match se jugó inicialmente a 10 partidas, pero no tengo claro que llegaran a jugarse todas ellas. (En el recorte de prensa del periódico La Acción también se habla de 10 partidas, aunque ha quedado recortado el nombre del contrincante, donde únicamente se puede leer José Junco...).

La Acción - 8 de junio de 1918

        De todas formas, si nos guiamos por la nota aparecida en El Sol, de 24 de junio de 1918, parece ser que sí que se jugaron las diez partidas con el resultado de +6 -2 =2 a favor de Celso Golmayo. (No obstante, en el ya citado libro de Pablo Morán, sobre los Campeones y Campeonatos de España, en su página 97 queda reflejado un resultado de +4 =2 -2, que me parece más ajustado a la realidad histórica, aunque tampoco tengo claro que esto fuera así. En el periódico El Sol de 14 de junio de 1918, cuyo recorte podremos ver después, se lee que Celso había ganado las tres primeras partidas, perdido la cuarta y la quinta y entablado la sexta y la séptima. Y luego Celso ganó las octava y la novena. Y justamente en una nota en El Día de 10 de noviembre 1919, al comienzo de la transcripción de la novena partida dice: “Novena y última partida”, por lo que el enigma sigue). Si hubiera sido así el resultado final sería de +5 -2 =2 que, para el caso, es lo mismo. No deja de ser una clara victoria de Celso Golmayo.

Pablo Silvio Morán Santamaría
(La Habana 11/1/1926 - Gijón 25/11/1995)

(Foto: Archivo)

        La misma nota dice que entre los contrincantes se había cruzado una apuesta de 200 pesetas. Y también leo que Celso Golmayo jugó, posteriormente, una sesión de simultáneas en el Casino Mercantil, con el resultado de: +13 =1 -1, perdiendo contra el teniente de alcalde Diego de Funes. De todas formas, en otras informaciones figura un resultado final de +4 -2 =2. El ritmo fue de quince jugadas por hora y se jugaba de tres a cinco de la tarde. Si había aplazadas se reanudaban de siete a nueve de la noche, y si fuera preciso más, a partir de las diez de la noche y hasta la madrugada. Según he podido leer en un apartado del excelente blog de García Adell, los jugadores se sirvieron de un reloj de control de jugadas que había sido proporcionado por el Dr. Manuel Ballesteros, que fue quién obtuvo medalla de plata en el torneo del año 1902. El recorte siguiente de prensa confirma todo esto. Hasta dicho momento se habían jugado siete partidas, con resultado a favor de Celso Golmayo: +3 -2 =2…

Recorte de El Sol
14 de junio de 1918

Andrés Clemente Vázquez Hernández
(El editor de la revista El Pablo Morphy)

(Foto: Archivo)

Joaquim Travesset Barba

(Publlicado en el artículo "Torneo Nacional de Zaragoza 1919", 30 Septiembre 2015)

 

 

Un puzzle al que le faltan piezas

© Historia del ajedrez español. Todos los derechos reservados