Inicio

Campeonatos de España

Revistas antiguas

Torneos

El desván

Contacto

   

 

¿Llevó Ruy López el ajedrez a Suecia?

Introducción

         En la revista sueca "Tidskrift for Schack" (año 1945, agosto) se publica un artículo en el que se habla de la llegada del ajedrez a Suecia a manos de Ruy López. Esta idea se extiende entre los jugadores suecos de finales del siglo XIX, aunque sin aportar ninguna prueba que lo demuestre. Décadas más tarde se escribe este curioso artículo en el cual el autor se imagina como pudo ser la llegada de Ruy López al país, aunque sólo es eso, pura fantasía, ya que las fechas no cuadran en absoluto (Ruy López falleció antes de 1585, ya que ese año falleció su hermano y el clérigo no aparece en el testamento, y los últimos años de su vida los pasó en Perú junto a él). No se deje engañar el lector por los datos falsos sobre Ruy López (el regalo del colgante o el torneo jugado en la corte de Felipe II, así como otras afirmaciones) que se han ido arrastrando durante años y que aparecen mencionados en el artículo, hoy en día han sido debidamente rebatidos.

          De todos modos, me parece una curiosidad interesante, además de un reconocimiento a Ruy López en tierras tan lejanas, y por eso decidí meterme en las turbulentas aguas de la traducción del artículo al castellano. No sin dificultades, este es el resultado:

¿Aprendieron los patricios de Visby a jugar al ajedrez a través de Ruy López?

Ciudad de Visby (Suecia)

Un viaje a Visby puede ser una propuesta interesante si desea toparse con los viejos Hansestadens y los mejores recuerdos de ajedrez. El puerto es bonito y soleado, pasear por él es como retroceder 400 años atrás en el tiempo, introduciéndose en un viejo mundo donde el visitante puede disfrutar de unas ruinas que poseen un encanto irresistible, por lo que una visita a sus estrechas calles y callejones es altamente recomendable.

Era Pentecostés del siglo XIX y las piezas de ajedrez habían comenzado a moverse en Visby. Se estaban llevando a cabo reparativos para el congreso de ajedrez de ese año puesto en marcha por W. Böttiger, presidente de la Sociedad de ajedrez de la ciudad. La idea de Bottiger era reunir a todos los aficionados del país en Visby… nadie podía imaginar que la muerte extinguiría pronto su luz: este entusiasta y ardiente ajedrecista murió sólo seis meses después.

El sueño se hizo realidad y aficionados llegados de todos los rincones de Suecia acudieron a Visby. En uno de las casas de la ciudad se encontraban todos los invitados reunidos, se hablaba de la siembra y la diosa Caissa cruzó varias veces sobre la reunión. Como siempre, el amigo Böttiger tomó la palabra y se dispuso a dar un discurso. Mencionó que la llegada del ajedrez a Visby se remonta al siglo XVI, cuando el campeón español Ruy López de Segura lo trajo durante un viaje que le llevó por el norte de Europa. Ruy López se quedó durante varios años en nuestra ciudad. Bottiger comentó que desde entonces la rica y poderosa Liga Hanseática contó con varios Patricios aficionados al noble juego. Por supuesto, acepté sus palabras como algo espiritual e interesante. Sin embargo, después no he podido dejar de pensar en ello, ¿fue exclusivamente un producto de su rica imaginación o había algo de verdad en la historia? ¿Quién puede responder a esa pregunta ahora, cuando aquellos inolvidables aficionados del ajedrez ya no están entre nosotros y tal vez conocieron al noble español en un mundo mejor?

La coyuntura actual de T. F. S. nos lleva a intentar desentrañar si puede haber alguna base de realidad en esta interesante historia.

Böttiger nos brindó la historia de una visita de Ruy López a Visby que duró varios años y que supuso el comienzo de la cooperación entre jugadores de ajedrez españoles y suecos, la cual ha tenido continuidad después de varios siglos con el viaje de Ored Karlin por España en la década de 1930.

El mensaje es excelente. Entre otras cosas, ¿por qué esta historia no puede ser refutada? En el supuesto momento de la visita, no existen datos de que Ruy López se encontrase en otro lugar. Por sólo unos años, lo sabemos, estamos seguros. Nada nos impide, pues, imaginarnos al venerado prelado español (de hecho no era un obispo, aunque tuvo un cargo al lado del Rey Felipe II, según ha relatado un entusiasta historiador del ajedrez del Siglo XIX) vagando por las calles de Visby hablando sobre los peligros del gambito.

Ruy López ha sido, al menos antes que el vino español, un invitado de honor en la ciudad. Una noche el invitado fue presentado a varias personas y la conversación, que giró en torno al ajedrez, se realizó exclusivamente en árabe para evitar interpretaciones. ¿O tal vez deberíamos pensar en él como un agente secreto del gobernante católico?

Se encuentra el hereje escandinavo, con su cabello de color azul y su piel marrón oliva, con ellos. Imaginemos como en algún momento, en la hora en la que reina el oscuro silencio de la noche, de forma furtiva, sentado en las ruinas del monasterio de Nicolai, pulsa un botón secreto y así, una de las piedras del piso puede girar sin ruido alrededor de sus goznes, cae, desciende por la bóveda abierta y allí, en una habitación secreta, se detiene. En la habitación se encuentra una persona que añora la España bañada por el sol y que cavila sobre los oscuros asuntos de la santa iglesia.

Nada impide que nuestra imaginación juegue con esta idea, porque sabemos bastante sobre nuestro héroe. Cualquier jugador de ajedrez sabe que él fue el inventor de la Apertura española. Harold Murray, v. D. Linde y Von der Lasa ya hablan de él en obras más o menos contemporáneas. No en vano, Ruy López escribió un libro sobre ajedrez en 1561 y jugó a este juego con asiduidad. En la portada escribe “Ruy López Le Sigura Clérigo, vezino de la Villa Cafra". Procedía del pequeño pueblo de Sigura, fue sacerdote y vivió en la ciudad de Cafra (Zafra), localidad del norte de Extremadura, en España. En el libro menciona que estuvo en Roma en 1560, bajo la protección del papa Pío IV. El libro contiene varias aperturas, siempre respetando las reglas del ajedrez de la época, como por ejemplo realizar el enroque en dos movimientos. En primer lugar se mueve la torre y más adelante se mueve el rey, que consigue dar dos pasos y saltar por encima de la torre para colocarse en g1 o c1.

Durante su estancia en Italia, Ruy López descubrió que los italianos realizaban el enroque en un solo movimiento y que tenía distintas colocaciones, algo que se negó a aceptar, denotándolo como un uso italiano.

La Apertura española existía antes de Ruy López, así se trata en la obra de Lucena (1497, libro que López no conocía) y en el 'Göttingerhandschrift', aunque el sacerdote español fue el primero en publicar algunas variantes de esta apertura. La última parte de su libro contiene una crítica a los trabajos publicados por Damiano de Portugal. De sus análisis se pueden sacar conclusiones sobre su habilidad como teórico y jugador. Este controvertido y honorable caballero se muestra un poco ansioso por juzgar, como su crítica a Damiano en la que éste es profundamente despreciado. Más información sobre López la podemos obtener en otros lugares. Durante su visita a Roma derrotó al jugador italiano Leonardo de Cutri, el Puttino. Esto dejó una profunda impresión en este jugador y un ansia de venganza sobre los españoles. En 1574 Leonardo viajó a España junto Giulio Cesare Polerio, que ejerció como su secretario. Este último ha proporcionado la información más fiable sobre los jugadores de ajedrez más destacados de la época, a través de su mano y su pluma se conocen retazos de sus vidas. Este libro fue publicado en 1590, más adelante V. Linde también escribió sobre el ajedrez de aquella época. A ellos les siguieron Paolo Boi y Tomas Caputo. El Dr. Alessandro Salvio escribió un muy aventurero retrato de la vida de Giovanni Leonardo. El libro se publicó en 1634.

En cuanto a López, los datos son bastante consistentes, lo que habla de su credibilidad. López contaba con el favor del rey Felipe II y por ese trabajo fue bien pagado… y como gracia adicional recibió un collar de oro con un lujoso colgante que representaba una torre de ajedrez.

López y Giovanni disputaron un encuentro con un premio de 1.000 escudos, siendo el ganador el que lograse 3 victorias: López ganó las dos primeras, pero Giovanni hizo lo propio en las 3 siguientes. La partida que relatamos a continuación, que no necesariamente pertenece al mencionado encuentro, quedó registrada en aquellos lejanos tiempos:

Blanco: Ruy López

Negro: Giovanni Leonardo 

1.e4 e5 2.f4 d6 3.Ac4 c6 4.Cf3 Ag4 5.fxe5 dxe5 6.Axf7+ Rxf7 7.Cxe5+ Re8 8.Dxg4 Cf6 9.De6+ De7 10.Dc8+ Dd8 11.Dxd8+ Rxd8 12.Cf7+ 1–0

Si añadimos que el duque de Sora, Giacomo Buoncompagno, otorgó a López una renta anual de 2.000 escudos, podemos dar por cerrado este retrato del jugador español. Hemos tomado todo lo que sabemos sobre las condiciones de vida de López. En los periodos de 1560-61 y 1574-75 se conoce algo más de nuestro protagonista: viaja a la Isla de Gotland, India y China. Sin embargo, las circunstancias de estos viajes no se han dado a conocer.

Volviendo al punto de partida, ¿Cómo llegó Ruy López a Visby? Felipe II, como es sabido, también participó en otro tipo de partida de ajedrez: envió a la Gran Armada con intención de invadir Inglaterra. Las grandes fragatas eran gobernadas por terratenientes españoles. Naturalmente, entre este ejército se encontraban algunos miembros del clero español. Consideramos obvio que el capitán no se lanzó a tan largo viaje sin contar con Ruy López a bordo, acompañándole en su camarote. Pero las tormentas azotaron a la flota española y nuestra fragata estaba entre las que se perdieron en los envites del mal tiempo.

Felipe II, rey de España entre 1556 y 1598

El barco, maltrecho, llega a las rocosas playas del Mar del Norte. Dejemos que nuestro capitán sea salvado por un danés. Los barcos se dirigen a Visby. Al llegar los nobles españoles se rinden a cambio de un buen trato para Ruy López, cuya nave consiguió salvarse milagrosamente del naufragio.

Allí se encuentra con el Padre Anselmo, que una vez estuvo en Roma y se lleva bien con los españoles. Ruy López se interesa por la nueva forma de jugar al antiguo juego del ajedrez, con la que se familiariza con rapidez y practica con asiduidad haciendo una pequeña fortuna gracias a ello. Se introduce en los círculos económicos de la ciudad, sobre todo en la Liga Hanseatica y enseña a jugar al ajedrez a los patronos y patricios, los cuales consideran que esta es una extraordinaria manera de mantener el cerebro activo mientras esperan pacientemente la llegada de sus barcos. Y así, Ruy López ha enseñado a estos chicos a jugar al ajedrez tal como se hace en gran parte del resto de Europa.

Cuando los primeros escritores árabes, e incluso europeos, se pusieron a la tarea de escribir un libro sobre el juego del ajedrez, decidieron que tendría una introducción que tratase la invención del juego y su dilatada historia. Desafortunadamente, no se sabía demasiado sobre este tema, lo que era natural. ¿Contó cada investigador la historia que le parecía más adecuada a sus intereses, tal como hicieron con Sassa Ben-Dahir, Xerxes o Palamedes?

A los investigadores se les ha dado la tarea de demostrar que estos cuentos de hadas no son sino eso, cuentos de hadas. A veces ha resultado difícil lograr que personas de épocas posteriores crean estas historias y que el juego que tanto adoran sea en realidad milenario. Pero al final, uno debe darse cuenta de que puede ser bueno detenerse sólo en lo que sabemos con certeza.

Por tanto, con tantas opciones a mano sobre el origen del juego es difícil encontrar el camino correcto, ya que muchas vías sólo parecen querer entretener o causar sorpresa. Realmente, ¡sólo uno puede ser creído!

Hj. Mandal

 

 

Un puzzle al que le faltan piezas

© Historia del ajedrez español. Todos los derechos reservados